Cannibal Holocaust: El Holocausto de Ruggero Deodato


Me gustaría comenzar esta serie de análisis con una película de la cual, había escuchado horrores pero que nunca había tenido oportunidad de ver. El filme en cuestión es nada más y nada menos que “Holocausto Caníbal” y si con el puro nombre no explotan en miles de pedazos por el terror, esperen a conocer la terrible historia que esconde en sus entrañas…(¿Entienden? “entrañas”…¿No? Oh bueno…)

Durante los 70´s y 80´s se filmaron varias películas italianas de explotación con temática caníbal. Algunas de las más conocidas incluyen a “Man from deep river”, “Last cannibal world”, “Make them die slowly” , “Cannibal apocalypse” y “Cannibal Holocaust”. Sin duda, la más famosa, polémica e impactante de todas ellas es precisamente “Cannibal Holocaust” dirigida por Deodato Ruggero (1979).

La historia comienza cuando en Nueva York, un periodista ilumina nuestra existencia mientras nos platica sobre lo inhóspito y peligroso que pueden resultar algunas zonas perdidas de Sudamérica, repletas de salvajes caníbales.

-¡No nos diga eso señor!

-Así es. Continua informando el hombre: De hecho, hace apenas unos cuantos meses, un grupo de jóvenes americanos, arriesgando valientemente sus vidas se transladaron hasta esos parajes alejados de la mano de Dios para poder filmar a esos animales en su hábitat natural sin que hasta ahora se tenga noticias de ellos.

Los cuatro jóvenes perdidos son Alan Yates, Director; Jack Anders, Director de Fotografía; Faye Daniels, Escritora y Mark Tomaso, Camarógrafo. Fueron contratados para filmar un documental sobre la zona conocida como “El Infierno Verde” dentro del Amazonas, famosa por albergar a diversas tribus de salvajes y sanguinarios caníbales. Y toda América se pregunta ahora: ¿Qué les habrá pasado?

Movidos más por el sensacionalismo que por otra cosa, la cadena televisiva que contrató a los pobres desventurados, decide llamar al ilustrísimo Dr. Harold Monroe para organizar una búsqueda y encontrar el material grabado por el equipo de filmación y si es posible, también al equipo.

Pero penetrar al “Infierno Verde” es poco menos que imposible. En el área coexisten tres tribus: Los Yacumos, que aunque no son caníbales, no dudan en masacrar a cualquier blanco que decida pasear por ahí, ni tampoco castigar a las mujeres adúlteras violándolas con rocas y golpeándolas hasta morir como se nos muestra en una perturbadora escena. No obstante su salvajismo, los Yacumos no se atreven a adentrarse más en el “Infierno Verde”, ya que en el corazón de la selva habitan dos salvajes grupos de caníbales conocidos como los Shamatari y los Yanomano.

Para fortuna del Dr. Monroe, las autoridades locales logran capturar a un Yacumo que servirá al equipo de búsqueda como pasaporte para entrar al “Infierno Verde”. Después de una larga búsqueda, el Dr. Monroe y su equipo logran entregar al prisionero a cambio de información sobre el equipo de filmación. Al parecer Alan y sus compinches pasaron por la aldea de los Yacumos y después de departir alegremente con ellos, se marcharon dirigiéndose a la zona de los Shamatari y los Yanomano para saludarlos.

El equipo de búsqueda se adentra a la zona más peligrosa del “Infierno Verde” y llegan en el preciso instante en que los Shamatari se encuentran alegremente violando y comiendo a un grupo de mujeres yanomano. El Dr. Monroe y su equipo entran al rescate ganándose así la confianza de la tribu.

Los yanomano aceptan al equipo de búsqueda, pero los muy pícaros se niegan a confesar el paradero de los jóvenes perdidos, así que el Dr. Monroe decide practicar un delicado experimento antropológico: Se desnuda completamente y se va a bañar al río. Inmediatamente las mujeres yanomano se acercan y se lo comen. ¡Ja-Ja! Claro que no amiguitos. Se acercan ¡Y empiezan a retozar con él! ¡El experimento fue un éxito, bendito sea dios! Las mujeres lo llevan hasta donde hay un tótem conformado por los esqueletos del equipo de filmación. ¡Bueno! Al menos ya sabemos lo que les pasó ¿Pero es que alguien lo dudaba?

Consternado, el Dr. Monroe enfrenta al jefe de la tribu y le ofrece a cambio de los carretes de cinta, una grabadora para que escuchen su música de nativos predilecta. Nuevamente el experimento es un éxito y el jefe de los Yanomano no sólo le da los carretes de cinta, sino que hasta lo invitan a cenar un exquisito Shamatari. ¿Cómo negarse?
El equipo de búsqueda regresa a la civilización con el misterioso material grabado y hasta aquí termina la primera parte de “Holocausto Caníbal”. La segunda parte intenta reconstruir las aventuras y el trágico final de Alan y su equipo a través de las cintas que son revisadas por el Dr. Monroe y los ejecutivos de la televisora. Lo que encuentran en ellas, los deja congelados de terror.

¿Les suena familiar la historia? ¿Un grupo de jóvenes que se van de excursión, nunca son vistos de nuevo y sólo se encuentra el material grabado como único testigo de su suerte? ¡Claro! Estamos hablando del “Proyecto de la Bruja de Blair”, únicamente que “Holocausto Caníbal” lo hizo 20 años antes. La única diferencia es que esta última no es tan sutil en sus escenas como “El Proyecto”. De hecho, el material encontrado por Monroe es tan gráficamente impactante y salvaje que no me sorprende que después de su estreno, Ruggero haya sido aprehendido como sospechoso de haber grabado un filme snuff.

Es aquí en donde el verdadero holocausto comienza. A través de las filmaciones encontradas somos testigos del creciente y rampante salvajismo de…¡Alan y su equipo! Con una negligencia que raya en la idiotez, los jóvenes cometen una serie de atrocidades cada una más espantosa que la otra. Para empezar, su guía es picado por una serpiente casi al comienzo de la excursión, los jóvenes deciden que lo mejor es mocharle la pierna con un machete; no hace falta decir que para la siguiente toma, el guía ha muerto. En lugar de posponer la expedición, deciden continuar hasta que encuentran a un grupo de Yacumos y hieren a uno en la pierna para poder seguirlo tranquilamente hasta la aldea. Una vez en el campamento Yacumo, Alan se desespera por no conseguir escenas lo suficientemente impactantes y decide fabricárselas por su cuenta; Encierran a toda la tribu en una de las chozas y seguidamente le prenden fuego. Satisfechos con el trabajo logrado, se adentran en el “Infierno Verde” y encontrando a una joven yanomano, deciden que lo mejor que pueden hacer con ella es violarla entre todos, muy a pesar de las airadas protestas de la novia de Alan, Faye.
Como podrán imaginar, era sólo cuestión de tiempo para que estos zopencos empezaran a ser cazados uno a uno por los yanomano. La crueldad y ambición de Alan llega al punto de grabar incluso la carnicería de sus compañeros y hasta la violación colectiva y lapidación de su propia novia Faye. Por fin, Alan es también alcanzado para alivio de los caníbales y de los espectadores.

¿Vale la pena la tortura de verla?
Existen varios aspectos que hacen que Holocausto Caníbal sea algo más que una simple película de explotación. Lejos del obvio mensaje social que hace el Dr. Monroe al finalizar la película: “¿Me pregunto quiénes son los verdaderos caníbales?” Existe la opinión de que Deodato Ruggero se propuso hacer una fuerte critica a los filmes mondo. Es innegable que el estilo de filmación de Alan y su equipo es inspirado por este tipo de “documentales” que popularizó en los 60´s Gualtiero Jacopetti con “Mondo Cane”. Una película Mondo es un seudo documental sobre culturas exóticas y temas sensacionalistas. Probablemente la película mondo más conocida actualmente sea la nefasta serie “Faces of death”. Generalmente este tipo de filmaciones son montadas por los directores, es por eso que Alan y su equipo deciden forzar un poco las cosas para obtener escenas más impactantes con desastrosos resultados.
Para ver “Holocausto Caníbal” es necesario tener estómago. Las imágenes son extremadamente perturbadoras y hay algo que seguramente hará poner el grito en el cielo a mucha gente: Aquí no existe una leyenda que diga: “Ningún animal fue dañado durante la filmación de esta película” Aquí los animales son sacrificados y destazados en cantidades industriales. Yo sé que en estos días eso es inaceptable, pero debo confesar que en mi opinión, estas escenas no son gratuitas. Todas tienen un objetivo muy especial: El prepararnos psicológicamente para las violentas escenas de muertes humanas que se ven durante el filme. Se trata de un truco ingenioso que cumple muy bien su cometido: Al ver como los actores matan y destripan tortugas gigantes, monos y cerdos, estamos más propensos a creer que los caníbales realmente están matando y destripando a seres humanos de verdad aunque el frenético movimiento de la cámara nos dificulte ver con claridad que es lo que realmente está pasando.
Otro acierto es la magnífica banda sonora escrita por Riz Ortolero, creador del famoso tema de “Mondo Cane”, “More”. La música es una serie de variaciones tranquilas que cualquiera podría escuchar en un elevador sin que se le enchine la piel, pero que al combinarla con la increíble violencia de las escenas, produce un muy buen efecto.

Así que amiguitos, esa es la historia de “Holocausto Caníbal” Traten de no verla mientras comen, a menos que su cena sea su prójimo.
reaccion

Holocausto caníbal fue estrenada el 7 de febrero de 1980, en la ciudad italiana de Milán. Aunque el consejo de censura se mostró indignado ante la película, la reacción inicial de la audiencia fue positiva. Tras ver la película, el director Sergio Leone escribió una carta a Deodato, donde agregó, "Querido Ruggero, ¡qué película! La segunda parte es un obra maestra de realismo cinematográfico, pero todo parece tan real que creo que te meterás en varios problemas" (lo cual resultó ser cierto). Durante el tiempo que se mantuvo en cartelera, la película recaudó aproximadamente $2 millones de dólares.
controversia internacional

A pesar de su éxito en Italia, la censura afectó gravemente a Holocausto caníbal en el resto de los países. En 1981, Holocausto caníbal fue estrenada en formato de video en el Reino Unido, para evitar la prohibición por parte del British Board of Film Classification (BBFC). Dos años después, en 1983, fue compilada la lista de videos desagradables, que prohibía las películas en formato de video que no fueron previamente evaluadas por el BBFC; Holocausto caníbal formaba parte de ella. En 1984 fue también prohibida en Australia, Noruega, Finlandia, Nueva Zelanda, entre otros países, aunque desde entonces muchos han sacado la prohibición. En 2001, el BBFC permitió la venta de Holocausto caníbal, cortando varias escenas de la película, relacionadas principalmente con el maltrato animal y la violencia sexual; con esto se terminaba la prohibición que duró 18 años (sin embargo, la versión sin cortes de Holocausto caníbal está aún prohibida en el Reino Unido). En 2005 Australia también permitió la venta de Holocausto caníbal, la versión sin cortes fue clasificada para mayores de 18 años. En 2006, la versión en DVD fue prohibida por el Ministerio de clasificación de películas y literatura en Nueva Zelanda. Se ofrecieron algunos cortes para lograr otra clasificación, pero fueron desechados y la película finalmente prohibida.
Share this article :

+ comentarios + 3 comentarios

Anónimo
16 sept. 2012 10:54:00

que rico carne humana mmmmmmmmmmm...

Anónimo
1 sept. 2014 15:13:00

pendejo

30 oct. 2014 16:07:00

Asesino

Publicar un comentario en la entrada

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. butacaperu.com - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger