Goodfellas : Los Buenos Muchachos de Martin Scorsese.

«Que yo recuerde, desde que tuve uso de razón, quise ser un gángster».
Así sin más, empieza esta trepidante película del cine negro y probablemente la mejor de la magnífica filmografía de Scorsese, con unos títulos de crédito iniciales que nos advierten del ritmo, y la intensidad de lo que el espectador está a punto de presenciar. Scorsese convirtió la historia de Nicholas Pileggi, en una película excepcional.


Debido al éxito que le supuso esta película, posteriormente decidió llevar a la pantalla otra de las novelas de este escritor, "Casino", y aunque mucha gente afirmó que las similitudes eran excesivas yo pienso que quien las ha visto, puede darse cuenta de que se trata de dos historias totalmente distintas, aunque llevadas a cabo por un mismo equipo. Es natural que existan algunos pequeños detalles, huellas inevitables del director, porque ante todo Scorsese es un gran autor, un excelente creador, con un estilo propio, y original, estilo que plasma en cada una de sus obras.

"Goodfellas" es una película que tiene como narrador a la violencia en sí. No creo que sea una película violenta, simplemente se sirve de ella para contar una historia, la de los chicos listos de la ciudad, y no nos la muestra como algo sin relación o sin sentido: es una violencia que tiene su propio protagonismo, que es necesaria puesto que sin ella no podría encontrar el lazo que uniera las vidas de estos "buenos chicos". No se trata de la violencia gratuíta de muchas películas americanas. Ésta es el hilo conductor de este vertiginoso relato, del ascenso y descenso a un mismo sitio: a ese sitio al que nadie quiere pertenecer pero por el que todos sienten curiosidad.

Es una historia de la que el propio director conoce bastantes detalles puesto que tuvo que pasar su enfermiza infancia en uno de los peores barrios neoyorquinos y estaba acostumbrado al ambiente de las malas calles de la ciudad.

Este lado prohibido, el que separa la rectitud de la delincuencia, es la serpiente que habitualmente tienta a muchos de los personajes de sus películas. Uno siente curiosidad por entrar en ese lado tenebroso que tan bien nos retrata con unos movimientos de cámara y una técnica de montaje de una calidad extraordinaria.


Una vez dentro, intenta justificar o hacer comprender el por qué de actuar así, el por qué de esa violencia necesaria, y es que eso te convierte en uno de ellos, o ¿acaso la gente quiere pasar desapercibida?, la gente no quiere ser un "don nadie", quiere respeto, lealtad, protección, y en realidad es eso lo que buscan estos personajes, separarse de la escoria que se mata trabajando honestamente por un ridículo sueldo, de esas caras sin nombre que vagan por las calles de Nueva York. Ellos necesitan sentirse distintos, tener más dinero, poder, influencia, sentirse respetados... y eso lo consiguen uniéndose a "ellos".
Se creen intocables, pero en realidad actúan de modo cobarde en muchas ocasiones, puesto que aunque se repitan a sí mismos los códigos de fidelidad por los que están unidos unos a otros, simplemente saben ganarse ese respeto actuando por encima de los demás, y se sienten muy valientes con un arma en la mano, cuando en realidad muchas veces no quieren pararse a pensar en que han acabado así, por esa obsesiva idea de ser distintos, y lo que ocurre, es que no tienen las suficientes aptitudes como para sobrevivir en el mundo real, que también es cruel, no sólo lo son ellos, y en ese mundo, no saben defenderse, por eso necesitan asegurarse de que están perpetuamente protegidos por "la família". Todos seríamos más listos con un arma en la mano, pero eso ellos no lo saben, se sienten tan sumamente superiores, que lo que pasa fuera de su mundo no les importa, puesto que no pertenecen a él. Se han vendido por conseguir ese toque de distinción, por ganar esas miradas asustadas de la gente que no osa discutir con ellos el más mínimo problema, por subir esas escaleras desde las que contemplan a los diminutos y descerebrados seres humanos que intentan mantener una convivencia pacífica en una ciudad donde todo el mundo parece estar loco.
.
En "El Padrino", se omitió la palabra mafia en el guión de la película, cosa estúpida cuando todos sabíamos perfectamente que la família Corleone no se dedicaba a la venta de cosméticos. Todo ello para evitar polémica ... Pero aquí la palabra se nombra a los cuatro vientos cuando Robert De Niro entra en escena, aparentando tener unos veinticuatro años, cosa que resulta realmente ridícula, puesto que en realidad tenía el doble de edad, pero todo pareció solucionarse con un buen tinte de pelo y varias dosis de peluquería para disimular sus incipientes entradas. Bueno sí, éste podría ser un fallo, pero vamos a pasarlo por alto, además tampoco se veía tan mayor... ni que la película fuera un desfile de figurines, es más "Uno de los nuestros" no tiene ningún fallo, así que si intentas buscar en estas líneas alguno, me parece que tendrás que dejar de leer esto ahora mismo.
Hollywood por aquel entonces aclamaba la maravillosa interpretación de De Niro en la película "Despertares", y parece ser que no veían mérito alguno en este increíble trabajo como gángster (para mí una de sus mejores interpretaciones). Pero ya sabemos que allí, es necesario, representar de vez en cuando algún papel tipo "Rainman", para que te hagan caso.
.
Él no es el protagonista de esta historia, que ya es raro debido a la increíble amistad entre Martin y Robert. De Niro, por aquel entonces era conocido como "Bob de no", debido a que solía negarse a interpretar muchos de los guiones que llegaban a sus manos.
Y yo me pregunto, si es tan exigente, y busca minuciosamente un guión de calidad ¿cómo pudo realizar aquella película que todavía intento olvidar llamada "Nunca fuímos ángeles"?. Bueno, hasta el más perfecto comete errores alguna vez... igual le debía dinero al director, aunque él dice que lo hizo por amistad a Sean Penn. A lo mejor lo entendí mal y dijo por un chantaje que le hizo Sean Penn, porque conociendo la fama y reputación de este buen muchacho tampoco me extrañaría nada.
La amistad entre De Niro y Scorsese se inició hace muchos años, cuando ambos eran prácticamente desconocidos y decidieron probar suerte con "Malas calles". Parecía que Harvey Keitel iba a ser la mano derecha de Scorsese, debido a que en aquella película representaba un papel en el que se plasmaban algunos datos de la personalidad del director. Al final, acabó siendo la mano izquierda, puesto que la mayoría de los papeles protagonistas quedaron reservados automáticamente para De Niro.

Martin Scorsese jamás estudió en ninguna academia de cine, sino que fue el propio cine quien le instruyó. Era un niño solitario, que debido a sus continuos problemas respiratorios no podía jugar como el resto de los chicos de su edad, y pasaba el tiempo viendo películas. Obras que le marcaron profundamente, que veía una y otra vez, y fue entonces cuando supo que quería ser director.
A lo largo de su filmografía podemos observar el progreso de su carrera, la perfección que ha ido adquiriendo con el dominio de las cámaras, del montaje... Es un perfeccionista hasta los límites, cosa que irritaba a algunos de sus compañeros. Si una sola palabra de lo escrito en el guión no salía como él quería estaba dispuesto a decirle a la productora que abandonaba el proyecto, cosa que casi hace con "Toro Salvaje".
.
Quizá lo que más sorprende es precisamente esto, que no haya contado más que con su propia ayuda y haya sabido crear este pequeño universo de personajes tan extraños, que han marcado tanto desde los años 70 y aún hoy, y que todo esto lo haya conseguido simplemente viendo cine, cosa que puede alentar a cualquier persona que sueñe con ser un buen realizador algún día.
.


Recursos Cinematográficos
Tres décadas es el marco cronográfico del filme el cual compone la segunda de la llamada trilogía del género junto a Mean Streets y Casino, trilogía a la cual hoy se le podría agregar The Departed. Que junto con Taxi Driver se enlazan en que

“Es la violencia como elemento propio de la estrategia creativa de Scorsese, para tomar diversidad de formas y estructuras, cuyo espacio propicio es el film de gángsters. Por ello, su esfera de realidad define un tipo de violencia doméstica y callejera, de una manera tan clara y directa, que asume esas tonalidades tan recurrentes en las obras de Scorsese” (Luis Cecereu, Apuntes para una trilogía del crimen)

Apenas inicia el filme podemos ver los créditos diseñados por Elaine y Saul Bass los cuales tal como indica L. Cecereu en sus apuntes evoca a Hitchcock en Psycho, estos van apareciendo como lanzas fugaces cortando horizontalmente el plano. Tal como alguna vez el citado director quiso anunciar las puñaladas de Norman Bates en Psycho, Scorsese hace los mismo con las propinadas a Billy Batts (Frank Vincent), un iniciado por parte de Scorsese protagonizando roles de gángster en Casino y Raging Bull, por parte de Tommy de Vito (Joe Pesci). Más allá de los créditos, otros recursos tales como la luz roja en el asesinato de Batts son usadas por el director, esta luz marca el inicio de la decadencia así como el punto más bajo e inhumano al cual cae la banda compuesta por Henry, Tommy y Jimmy (Robert de Niro), asesinando a uno de los iniciados, sellando el futuro destino de Tommy al cual irónica y tramposamente se le asesinara en su iniciación (“he was gonna be made”). Esta luz parece casi extra diegética, marcando un claro tono terrorífico más allá del estilo propio de un thriller.
.
Banda Sonora.
La banda sonora juega un rol importante en la película, tal como ocurre en Who´s That Knocking at My Door?, Mean Streets, Raging Bull, Casino y Goodfellas.

“En todos ellos, la banda sonora se nutre en exclusiva de músicas preexistentes, en su mayor parte canciones correspondientes a la época en que transcurre la acción o, sobre todo, susceptibles de ser normalmente escuchadas en aquel ambiente. Pero el recurso a estas canciones no es meramente ilustrativo, no es tanto un signo de reconocimiento como un factor narrativo. De hecho, el momento argumental en el que aparecen -la relación entre tema y secuencia- nunca se antoja casual, sino que supone un contrapunto -a veces dramático, a veces irónico- con respecto a lo que se está narrando.” (Enrich Alberich, Martin Scorsese: Vivir el Cine). 
Share this article :

+ comentarios + 3 comentarios

Anónimo
31 ene. 2013 22:33:00

la mejor pelicula que eh visto joe pesci estupendo...

Anónimo
31 ene. 2013 22:37:00

ESTA PELICULA MERESIO GANAR EL OSCAR EN 1990,
Y NO DANZA CON LOBOS,, LOS RECOMIENDO UN..PELICULON..

Anónimo
29 mar. 2013 15:48:00

Appreciation to my father who shared with me regarding this blog,
this blog is actually amazing.

my site - Top online casino

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. butacaperu.com - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger