Pulp Fiction : Los Tiempos Violentos de Quentin Tarantino.


 En 1994 aparece un filme que cambia radicalmente el panorama del cine de los noventa y que ha llegado a convertirse en una obra de culto: Pulp Fiction de Quentin Tarantino. Es una obra que hereda la complejidad de Orson Welles, el humor perverso de Kubrick, la tradición del cine negro de los cuarenta, que retoma los elementos del cine de acción de Hong Kong y forma un entretejido de historias en las que la violencia, las drogas, los conflictos pasionales y el humor se unen para convertir el filme en una obra maestra.

Los protagonistas se enredan en una continuidad de historias, aparentemente complejas tramas múltiples (en forma de capítulos), que parecen no tener relación entre sí, pero que están íntimamente conectadas.
Todo el desarrollo de la acción se mueve por parejas. Nunca un personaje transita solo. Esta estructura binaria permite jugar con los contrastes que ofrece la trama, focaliza la atención del espectador en dos personajes, cierra las puertas a la pluralidad de significados y resulta bastante económico para agilizar la acción. Tarantino sitúa a sus personajes en un mundo cerrado, dotado de sus propios códigos, y basado esencialmente en la dialéctica existente entre la lealtad y la traición, el gran tema tarantiniano por excelencia.

Es una película coral. Su estructura y el gran número de cosas que cuenta no conceden una importancia especialmente significativa a un personaje sobre los demás.
Un aspecto que hace singular el cine de Quentin Tarantino es la capacidad para poner en boca de sus personajes ingeniosos diálogos para dotar de riqueza literaria a lo que acontece. Pulp Fiction está salpicada de digresiones literarias entre los personajes que, pese a la banalidad de los temas tratados, contribuyen a crear una atmósfera colectiva de modernidad por sus continuas referencias a la cultura contemporánea. Durante toda la película se suceden las referencias a determinados iconos de la cultura popular, como por ejemplo McDonald’s, Coca-Cola o Pepsi. Aunque parezcan meros artificios para enganchar a un espectador crecido con la misma cultura televisiva de Tarantino, esos diálogos banales en medio de un film dominado por la violencia tienen una función dramática muy precisa, para lograr uno de los filmes que marcará a toda una generación y que supondrá un punto y aparte en la manera de hacer cine.

El manejo del tiempo es complejo y ayuda a crear una atmósfera inconfundible. La tarea del espectador es ordenar la estructura con las pistas que se le van facilitando a lo largo de él. Tarantino construye su ritmo por medio de una banda sonora espectacular y rompe los parámetros del orden temporal, mientras de una forma sutil destroza el mito del final feliz hollywoodiense asesinando al protagonista en la mitad del film, para dejarlo vivo en la última escena. Con Pulp Fiction la no linealidad se aprecia en la multiplicidad de tramas que se cruzan y que deben ser conectadas por el espectador, para comprender una historia principal a manera de rompecabezas.

En cuanto a la estructura de “Pulp Fiction”, hay varias historias que se entrecruzan contadas en capítulos. Los personajes entran y salen de ellas como formando parte de un mismo universo. Pero en realidad no es tan compleja como puede parecer en un principio, porque realmente se trata de una historia lineal con diversas tramas paralelas que se encuentran desordenadas. La obra se articula en cuatro historias. Tres de ellas siguen un mismo esquema: introducción, nudo (desarrollo) y desenlace y constituyen historias perfectamente independientes entre sí, pero que realmente están íntimamente conectadas. La cuarta abraza toda la estructura de la película y aparece como prólogo y epílogo del film. Cada una de las historias tiene un protagonista a partir del cual se desarrolla la trama.

A continuación procederemos a analizar el principio y el fin de cada una de los capítulos:

El primero de ellos, cuyo protagonista es Vincent Vega (un mafioso de la banda de Marsellus Wallace), comienza con una introducción: él y su compañero de fechorías, Jules Winffield, se dirigen a una casa para recuperar un maletín de su jefe, Wallace. Durante el trayecto en coche y antes de entrar en el piso, ambos hablan de la mujer de Wallace, Mia, puesto que a Vincentle ha sido encargado el duro trabajo de cuidarla unos días. Toda la historia girará en torno a la cita que Vincent tendrá con Mia.

Una vez el planteamiento está hecho, mediante un fundido en negro aparece un rótulo que dice “Vincent Vega & Marsellus Wallace´s wife” (Vincent Vega y la esposa de Marsellus Wallace). Tras el rótulo se produce todo el desarrollo de la cita entre ambos (van a cenar, vuelven a casa y Mia sufre una sobredosis, Vincent la lleva a casa de un amigo y consiguen salvarla), y finalmente el desenlace, Vincent la deja en casa y ambos prometen guardar silencio de lo sucedido.

La segunda historia sigue el mismo esquema que la anterior, comienza con una introducción, en este caso un flashback marcado con un largo fundido en negro. En el flashbackencontramos al protagonista de la segunda historia, Butch, a la edad de unos seis años. En el flashback un militar amigo de su padre le viene a entregar un reloj muy importante que pertenecía a su familia desde hacía muchas generaciones.

Mediante un corte directo se nos presenta a Butch en la actualidad (con alrededor de treinta y cinco años) preparándose para salir a un combate.

De igual modo que en el anterior capítulo, mediante un fundido a negro volvemos a ver un rótulo: “The gold match” (El reloj de oro). A continuación se produce el nudo de la historia. Butch es un boxeador y acordó con Wallace que perdería un combate. Butch faltó a su palabra y lo ganó, por lo que será perseguido por la gente de Wallace para matarle. Entre ellos está Vincent Vega, el protagonista de la historia anterior, que finalmente será asesinado por Butch. Antes de huir de la ciudad debe ir a recoger el reloj a su casa. Una vez que lo tiene, en su huída se encuentra con Wallace y tras un accidente de coche y una persecución, sin saber muy bien cómo, ambos se encuentran en manos de unos locos que quieren sodomizarlos. Butch consigue escapar y ayuda a Wallace que estaba siendo violado y torturado. Por lo que la deuda que tenía Butch con Wallace queda zanjada. Como desenlace, Butch consigue llegar a tiempo a por su chica y se escapa lejos de la ciudad.

Un fundido a negro nos traslada a la siguiente historia (protagonizada por Jules) que a diferencia de las anteriores, comienza directamente con el rótulo “The Bonnie Situation” (La situación de Bonnie). En un principio podría parecer que no sigue el mismo esquema, puesto que se ha saltado la introducción, pero pronto descubriremos que se trata de una escena que ya hemos visto anteriormente, por lo que directamente el relato salta al desarrollo. Se trata de la escena en la que Vincent y Jules entran en un piso para rescatar un maletín. En la segunda escena de la primera historia ya se nos ha presentado la entrada de ambos en la casa, charlan y asesinan a varios chicos. Hasta aquí la introducción anteriormente visionada. Ahora, en esta parte de la película, comienza el desarrollo. Otro joven está escondido en el baño y sale al salón disparando. Finalmente lo matan y se llevan a uno de los jóvenes. Llegando al clímax de la historia, a Vincent se le dispara el arma y mata al joven, por lo que tienen que deshacerse del coche y del cadáver.

La tercera historia es un relato independiente, pero su ubicación temporal dentro del film sirve para atar cabos de las circunstancias menos explicadas de los relatos anteriores ypara llenar las elipsis temporales que nos hemos ido encontrando. Por ejemplo, en la primera historia, tras la matanza en el piso (escena en la que Vincent y Jules van con traje de chaqueta), aparecen en el bar de Wallace con ropa de playa, lo que indica que se ha producido una elipsis temporal. En la tercera historia se resuelve el enigma de por qué en la primera historia los mafiosos aparecen vestidos ridículamente con ropa de playa.

Como prólogo y epílogo encontramos la historia de los atracadores Pumpkin y Honey Bunny. Como prólogo se presenta a ambos charlando en una cafetería acerca de cometer un robo, se deciden a hacerlo, levantan sus armas y comienzan el atraco. En este instante se corta la escena, la imagen queda congelada y sobre ella se sobreimpresiona el primero de los títulos de crédito.

Acerca de los títulos de crédito cabe destacar que éstos sirven para paralizar la acción y así marcar que el atraco será la acción principal. Además aparecen después del prólogo, es decir, de forma desordenada, puesto que lo normal es que lo primero en aparecer sean los títulos de crédito y posteriormente aparezca la acción. Pero ésta será la dinámica de la película, el desorden y el caos. El caos también aparece reflejado a través de la banda sonora, pues ya en los títulos de crédito se nos muestra una música cuyo ritmo es desenfrenado, como serán todas las historias que componen el film. Además, en los títulos encontramos otra pista que hace que la banda sonora cobre una mayor importancia, puesto que cuando aparece el nombre del director de música cambia radicalmente la música, como marcando el hecho de que la música obtendrá un papel primordial en la obra. Además creo que el hecho de que haya diferentes músicas durante los títulos anuncia que va a haber también diferentes partes en la obra, que no se va a tratar de una obra continua, sino fragmentada.

Como epílogo, en la última escena aparecen Jules y Vincent desayunando en la misma cafetería que los atracadores, entonces se produce el atraco y Jules se enfrenta a ellos y finalmente los deja marchar.

El prólogo y el epílogo están entrelazados en una estructura circular, que hace comenzar y terminar el film en el mismo momento y en el mismo lugar. Esta estructura permite que “Pulp Fiction” pueda leerse como un conjunto de flashback y flashforward a partir de la escena en la que el tiempo se detiene: cuando los atracadores cometen el robo de la cafetería. Sin embargo, la estructura no explicita este juego de flashback y flashforward. El único flashback que se subraya es uno que nos lleva muchos años atrás, cuando el militar le cuenta a Butch la historia del reloj, es decir, el único flashback externo de la historia. La importancia de este flashback reside en darle una gran significación al reloj, que será la justificación del leit-motiv de la historia en la que Butch es protagonista (éste volverá a su casa a recoger el reloj, aunque sabe que la gente de Wallace le está buscando).

El hecho de basar la estructura en un conjunto de flashback y flashforward que rodean a un hecho principal se debe a razones estéticas y dramáticas. Todos los flashback y flasforward son subjetivos, pues explican aquello que viven los protagonistas.
Si estudiásemos la película en su totalidad y ordenáramos linealmente el orden de los acontecimientos de la historia, encontraríamos que la acción principal es el atraco. Y como flashback se nos presentan la conversación acerca del reloj entre el militar y Butch, la conversación en el coche de Jules y Vincent, la matanza en el piso, la muerte del joven en el coche, la limpieza del coche en casa de Jimmie y el desayuno en la cafetería. Como flashforward posteriores a la acción principal encontraríamos la cita con Mia, el combate de Butch y el rescate del reloj, con la consecuente muerte de Vincent y finalmente la sodomización de Wallace y la salida de la ciudad por parte de Butch. Momento en el que temporalmente acaba la historia.

Saliendo de la estructura temporal del film, y atendiendo a otros aspectos técnicos, hay que decir que la fotografía cumple un papel relevante dentro de la cinta. Dirigida por Andrzej Sekula, que repite colaboración con Tarantino tras su trabajo en Reservoir Dogs, el trabajo fotográfico de la película está supeditado a la acción y los diálogos, como si la composición del encuadre, la iluminación o los movimientos de cámara pretendieran no restar atención a lo que se dice o hace en la pantalla.
En cuanto a los movimientos de cámara, cabe resaltar que las escenas de violencia están resueltas con el mismo nerviosismo con el que se mueven los personajes, hasta el punto de que la elección de la cámara en mano, que difumina los encuadres y personaliza al narrador implícito, convierte al espectador en un personaje más dentro de la secuencia.


Íntimamente unida a los efectos de sonido, la música juega un papel relevante en Pulp Fiction, tanto como elemento narrativo dentro del propio film, como por su trascendencia extracinematográfica. La banda sonora original de la película se convirtió, a la vez que el propio film, en un fenómeno comercial de primera magnitud. La identificación entre la imagen y el sonido, que fue un valor añadido a la progresiva mitificación social de Pulp Fiction, se debió principalmente a la fuerza expresiva de las canciones del film. 

Sometidos a una puesta en escena que oscila entre la calma de las escenas dialogadas y la celeridad de los movimientos de cámara de las escenas de acción, los recursos de montaje de Pulp Fiction enarbolan la sencillez como bandera. Hay una continua repetición del esquema clásico del plano-contraplano en las escenas habladas, el fuera de campo aparece como elemento significativo en algunas de las secuencias y, sobre todo, el juego temporal que propone el film no está especialmente subrayado por recursos efectistas de montaje.
Share this article :

Publicar un comentario en la entrada

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. butacaperu.com - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger